lunes, 18 de septiembre de 2017

MIL NOVECIENTOS CINCUENTA

Cerré y abri los ojos. Estaba en la tienda Gath & Chaves de Santiago de Chile. Cortinas floreadas, mucha madera enchapada, molduras, yeso, vidrios bicelados, alcuzas italianas de cristal, maletas de cuero y hebillas bronceadas, bicicletas cromadas con sillines de cuero, muebles con aplicaciones de bronce, lágrimas de cristal, bulbos con soquetes de latón plateado, sillones de grandes brazos torneados, máquinas de escribir negras con letras doradas, empleados contables de visera negra brillante y protectores de brazos negros, tinta china, cordel, telas crudas, porcelana, juguetes de lata, moños de seda, parquet y paraguas parisienses. Pero lo más impactante eran las conversaciones. El mismo Chile pequeño, refiriéndose a otros clichés y otras frases hechas en pos de otros fatuos ideales de moda. Otros modos, otros modismos, otras miradas, otros lujos y otras poses. Acaso más pueriles, menos informadas y mas "ensoñadas".

De alguna cósmica manera Santiago era el Universo para sus ciudadanos, la Alameda de Las Delicias era la calle más grande posible y los confines de la ciudad eran el fin del mundo. Más allá el barro, los bueyes, los sembradíos interminables y la ausencia de toda nimia civilización por cientos y cientos de kilómetros. París era el Sol y Nueva York, la Luna.

Los niños eran los más sorprendentes, extraviados en su vestuario de pequeños hombres y mujercitas de carey, charol y encajes, silenciosos y obedientes sólo sabían asentir y callar. Era como si casi todos fueran la misma persona. Repentinamente veo bajando la escalera principal a mi abuelo y mí madre de 6 años, y yo presenciando toda aquella simple escena portadora de todas mis posibilidades; un gesto, un solo ínfimo cambio a su trayecto y yo sería otro o, simplemente, no sería. Volví a cerrar los ojos y, al abrirlos ya me encontraba "de vuelta", aliviado por presenciar toda aquella fragilidad del futuro actual, atada en un presente pasado múltiple y quebradizo bajo la presión de nuestros fatales pasos definitorios...

No hay comentarios.:

Para ir a la Página Principal de este Blog hacer click AQUÍ

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...