viernes, 25 de julio de 2014

Mantra

[©SmcArq] Esa, aquella, única vez elegida, será el idealizado referente, que se expandirá, hasta mutar en la memoria, como el evento insignia necesario. Esa, aquella, única vez elegida, será el idealizado referente, que se expandirá, hasta mutar en la memoria, como el evento insignia necesario. Esa, aquella, única vez elegida, será el idealizado referente, que se expandirá, hasta mutar en la memoria, como el evento insignia necesario. Esa, aquella, única vez elegida, será el idealizado referente, que se expandirá, hasta mutar en la memoria, como el evento insignia necesario. Esa, aquella, única vez elegida, será el idealizado referente, que se expandirá, hasta mutar en la memoria, como el evento insignia necesario. Esa, aquella, única vez elegida, será el idealizado referente, que se expandirá, hasta mutar en la memoria, como el evento insignia necesario. Esa, aquella, única vez elegida, será el idealizado referente, que se expandirá, hasta mutar en la memoria, como el evento insignia necesario. Esa, aquella, única vez elegida, será el idealizado referente, que se expandirá, hasta mutar en la memoria, como el evento insignia necesario.

miércoles, 23 de julio de 2014

Mi "subobjetivo" entorno, algunas de las bases de mí pensamiento y mí libre proceder

[©SmcArq] [01]  Mi entorno directo despliega un ensamblaje de verdor ocre y cielo celeste-grisáceo, con complementos agregados a modo de matices próximos.


[02]  Las personas pasan por mi lado portando una especie de mundo propio que bulle desde sus propias prioridades e inherencias.



[03]  Suelo concebir a la gente como libros semi-abiertos que dejan ver algunas páginas y otras las ocultan esmeradamente.



[04]  Algunas personas que pasan por mi lado se ven como extremadamente preocupadas de parecer mucho más de lo que se lee que son. Consciente de tal extrañeza algunas quedan resonando más que otras en la memoria.



[05]  La lectura del mundo suele agotarme. A esta especie de lectura empecinada la llamaría "padecimiento necesario", asumido en pos de escribir mí propio y detallado libro del mundo.



[06]  Reconozco no sentirme capaz de dejar pasar demasiadas cosas del mundo sin atribuirle, por momentos, más importancia de la que merecen.



[07]  A veces, muy esporádicamente, siento mucho amor por toda la gente indistintamente. Quisiera que esta sensación fuera parte de mi cotidianeidad, pero no es así.



[08]  Sé de personas que, permanentemente, van por la vida amando a los demás. Esta condición no me acompaña y creo que es así por sentir que tengo temas pendientes conmigo mismo.



[09]  Siento en mí esencia muchos defectos que se congregan y supeditan a aspectos bastante mejores a modo de una emulsión tendiente a ser un compuesto, incrementado a futuro.



[10]  Siento que, no obstante haberme encomendado el pensar para todos, hay una sola persona paradigmática a la que suelo dirigir, de uno u otro modo, mis más afortunados o estimativos resultados.



[11]  La vida es una misión personal que puede y debiera intersectarse con la de los demás, sin renunciar a la libre capacidad de decidir.



[12]  Todo debiera congregarse ante uno para cobrar una forma coherente y alegre en su capacidad de ir mutando sin abandonar su bienaventuranza.



[13]  La percepción de la belleza es dramáticamente cotidiana por momentos, cosa que suele agotar al cuerpo más de lo esperado.



[14]  La belleza del mundo es un deber perceptual. Sin ella las cosas toman rumbos dispersos y destructivos.



[15]  El mundo es dos cosas al menos; la cosa que entiendo y la cosa que intuyo que existe, no obstante mi entendimiento.



[16]  Suelo sentirme digno de mis días, no obstante percibirme abandonado de aquel alimento por instantes.



[17]  Suelo entender que una cosa es lo que sabemos y otra, oculta, es lo que podemos crearnos ante nuestra integridad perceptual.



[18]  Vibro al ritmo de los días y los años a un pulso perceptual extremadamente lento y pausado. Lo que pasó hace un mes siento que ocurrió hace seis meses o más.



[19]  Las cosas que nos han ocurrido son muchísimas. Y así las percibo y recuerdo.



[20]  La realidad es una sola. Lo que opinemos de aquello tiene sin cuidado al mundo y sus vastos alrededores.



[21]  Porque la realidad es una sola es que creo en una circunstancia superior que llamo, convenciones de por medio, "Dios".



[22]  Nada más alejado de Dios que cualquier personalidad. Dios no es menos que el Supremo Orden Activo (S.O.A.)



[23]  Quien refute al Supremo Orden Activo refiriéndose a atributos distintos a aquello no sé de qué habla.



[24]  Mundo y Universo se diferencian en que el primero es mi entorno y lo segundo es mi máximo alcance subobjetivo.



[25]  No entiendo ni a la diversión ni a la bonitura como centros de absolutamente nada importante o trascendente.



[26]  La vida es importante, permanente, ininterrumpida e infinita.



[27]  Mi vida es mi trozo de "eterna eternidad" que viviré por siempre y para siempre.



[28]  La idea de una vida "terrenal" finita surge de la ilusión espacio-temporal que padecemos mientras construimos nuestra eternidad personal.



[29]  La muerte es la insigne, elegante, magnífica, monumental y trascendental culminación de un proceso, tan importante, como haya sido nuestro paso por el mundo.



[30]  Nada es para siempre dentro del espacio-tiempo.



[31]  Todo es para siempre fuera del espacio-tiempo.



[32]  Todo es uno y lo mismo, indisolublemente atado e indisolublemente destinado a "congraciarse" con el Supremo Orden Activo.



[33]  Dios y Todo son, al menos y a título mundano, dos, por mucho que uno sea Todo y Todo sea uno.

sábado, 21 de junio de 2014

La vida entera es una condenada paradoja inevitable

[©SmcArq] La autocomplacencia, y su caricatura social promotora, el refinamiento, a título de metafóricas vestimentas, no pueden ser sino esporádicas para la vida de tantos quienes nos sentimos plenamente - cómo decirlo - invadidos por un entorno y una condición personal imperfecta, inmadura, carente de un esplendor evolutivo pleno; ataviados con una mirada impura, insolente, irreverente, mordaz, sarcástica, sin perjuicio de cualquier anhelo o de cualquier otra aspiración sobre la cual, especulo, no es pertinente cabalgar a pelo y a todo galope.

Si solo pudiéramos vivir una vida hecha de colmos, pero no, y esa es la gracia, nuestras ropas están manchadas, nuestros zapatos se ensucian, nuestra vajilla se acumula, nuestras casas suelen lucir impolutas sólo cuando arriban los visitantes y eso, con suerte sucede, si nos armamos de la paciencia, la tolerancia y la capacidad de otorgar el espacio-tiempo que tal trance pasajero nos impone. En fin, somos, soy, seré, seremos unos cualesquiera, a parte de nuestros aires, acaso, levantados por algún factor preclaro que, por aquí y por allá, se entrometa a contracanto de lo dicho o lo insinuado.

Vida simple, llana, sin distancias con la realidad, no para alegarla como la eterna ausente en nuestras vidas. A lo mejor así podemos evitar estar cada día demandando una justicia prístina e inclaudicable de sentido y magnitud asimétricamente benéfica para cada quien, por separado. En tal sentido, nos afanamos en cada sinérgico detalle, o al menos intentamos hacerlo, sin caer en los excesos capaces de situarnos en pedestal alguno.

Hacer de la vida una "Fuga", para evitar fugarnos a modo de remedo. Tal es nuestra inevitable paradoja vital edificante.

Si me disculpan no tengo capacidad mayor que tal reconocimiento.

lunes, 9 de junio de 2014

Ocupado vs. Preocupado

[©SmcArq] Normalmente, cuando los temas son importantemente negativos, la gente manifiesta su preocupación como si fuera esta "preocupación manifestada" una especie de única acción posible para enfrentar los males detectados y más nada.

Pienso en la otra gente que está actuando en el mundo por tantas cosas que tantos otros señalan como lisa y llanamente "preocupantes". Esa gente suele no estar manifestando su preocupación pues está "ocupada" en esas cosas desde ámbitos sumamente diversos.

Sumado a lo anterior, está la eterna excusa de que cada quien no está ocupando el rol necesario para resolver las cosas ante las que se manifiesta "preocupada".

Creo que ninguna posición es inadecuada para actuar en favor de las cosas que debieran ocuparnos, en la medida en que, siendo lo necesariamente valientes, honestos y sacrificados, provoquemos efectos LO SUFICIENTEMENTE PROFUNDOS Y ASERTIVOS, sin importar el ámbito frente al cual hemos consagrado nuestras energías, vocación y experticias.

No hay posición lo suficientemente específica y privilegiada como para cambiar el mundo de una plumada. A la vez no hay posición tan descolocada como para no poder detonar, por medio del poder de la solución indirecta, efectiva y sinérgica, los cambios que esperamos del mundo.

Por lo anterior, esa manera de botar ("dejar de lado", "congelar", "suspender") lo que se está haciendo (bien) para enfrentar (mal) lo que no sabemos asumir por ser otras nuestras experticias, a excusa de que es una urgencia aquello preocupante, me suena más a acción efectistamente egocéntrica y auto expuesta que otra cosa, SALVO HONROSAS EXCEPCIONES.

[Análisis Preliminar][Psicólogo Rafael Santandreu] ¿Cambiar de pareja cada 5 años es sostenible en términos urbanísticos?

[©SmcArq] [Introducción] 
Este "distraidamente poco asertivo" psicólogo es como el otro que auguraba el fin de la historia (Fukuyama; "las ideologías ya no son necesarias y han sido sustituidas por la economía"). O como los que auguran el fin del mundo; ¡es dinero!, ¡incautos!, ¡es puro dinero el que buscan! - súmenle la notoriedad - afirmando cosas que no soportan ni el más mínimo análisis práctico!. Las cosas no se sugieren como se han venido sugiriendo porque sí; todo lo que acostumbramos hacer, así lo apostamos como sociedad durante siglos porque es sostenible económicamente, entre miles de otras razones más espirituales y profundas, pero si algo es evidentemente insostenible en términos económicos para una sociedad entera, ¿cómo lo hago sostenible para todos y cada uno como principio general?.

Es absurdo!!!

[Desarrollo] 
¿Cuánto tiempo antes, dentro de los cinco años, debo dedicarme a buscar otra pareja?; ¿cuáles metas profundas y permanentes construyo con una pareja que caduca a los cinco años?; si no apuesto firme y de por vida ¿qué probabilidades tengo de ser feliz una vida entera?; ¿la pareja del quintil siguiente aparece al día 1823; al día 1824 notifico a la anterior y al día 1825 estoy replanteándomelo todo?; ¿cuanto tiempo tardo en repartirme lo que hemos logrado juntos con la pareja anterior?; si sé que a los 5 años todo se puede, perfectamente, terminar, ¿qué asumo como permanente con una pareja "quintiliana"?; ¿es razonable y bueno plantearse como modelo paradigmático de vida en pareja el pensar que todo se fastidia a los cuatro años y que dispongo de uno para dar mi golpe de timón?; ¿qué esfuerzos hago por mantener a mí pareja si tengo metido el chip de los cinco años?; ¿En cuánto tiempo real uno logra, adecuadamente decidir que cambiará de pareja, hablar con ella, superar el trauma, acordar repartirse las cosas, encontrar otro hogar, arrendarlo? (porque uno no puede estar comprando casa cada 5 años), entonces, y esto es clave, el método de este psicólogo implica que debemos tener una casa por persona, para que todos puedan disponer de su inversión y de su nido, pero lo normal es considerar que en un hogar viven entre 4 a 5 personas promedio; ese promedio se iría al tiesto de la basura, se duplicaría o triplicaría el tamaño de las ciudades a título de propietarios o a título de arrendatarios, lo que sería insostenible en términos de suelos agrícolas, sumándole el efecto de barrios desiertos de viviendas de quienes comparten, temporalmente, su vida con otr@; así que se recomendarían los departamentos en altura; ¿en cuál altura?; porque vivir en departamentos en mucha altura es caro en gastos comunes y otras cosas, la gente anciana cómo vive en el piso 10 o más arriba?, ¿quién se hace cargo de los ancianos si todo el mundo está afanado en saltar de pareja en pareja inestable?. La cantidad de todos los artículos domésticos se triplicaría, también, entre muchos otras sistémicas implicancias, NO ANALIZADAS "EN MÍ CASO PERSONAL PORQUE A MÍ ME HA IDO MAL EN MI VIDA ENCONTRANDO PAREJA", SINO COMO SOCIEDAD, A LA QUE NOS DEBEMOS TANTO COMO A NOSOTROS MISMOS. ¡No vivimos mirándonos el ombligo solamente!.
Si olvidamos lo natural y lo económicamente más eficaz para todos, podemos decir cualquier cosa, en cualquier sentido.
 
En general, los plazos con fecha de caducidad en las apuestas de pareja son absurdos. Esa es mi conclusión. De ahí a intuir que la permanencia ininterrumpida - y sin plazos - es algo aconsejable y no exigible para toda la sociedad (NO PARA CADA CASO EN PARTICULAR), hay solo un paso.

domingo, 25 de mayo de 2014

A cada quien su esplendor desde sus propias limitaciones

[©SmcArq] Mucha gente - y puede que uno mismo - habla, cada vez que puede y cada vez que lo considera pertinente, acerca de lo “creativa” que debe ser la vida de las personas y que, para lograr una vida así, se debe enseñar, sobre todo a los niños, a poder “expresarse libremente". Pero cuando, efectivamente, esa misma gente se ve enfrentada a acontecimientos creados, pero de verdad CREADOS, se asustan o se desestructuran y, de las más diversas maneras, se apartan o huyen despavoridos; se alejan del lugar donde aquello creado irradia su impronta generadora.  Ello es así porque una cosa es llenarse la boca con la palabra “creatividad”, pero otra cosa distinta es estar preparado espiritualmente para poder vivir ante o dentro del mundo que semejantes “creaciones” abren y enrostran.

Esas mismas personas que huyen, en el fondo, no se referían a cambiar al mundo cuando hablaban de “creatividad”; sólo se estaban refiriendo a darse o permitirse cosas más llamativas, brillantes, rimbombantes y, aparentemente, novedosas, para poder andar por la vida,acostumbradamente común y silvestre,con una sensación de mayor alegría,jerarquía y optimismo social , en relación a objetos o situaciones que, al menos, simulen un estado personal de “actualidad” e importancia.
 
Patética mediocridad es tomar "así" a la creatividad. Y así solemos ser la mayoría de nosotros. Reconozcámoslo y afrontemos el lugar donde estamos parados en relación a los demás (y, entre los demás, en relación a determinados creadores, a los cuales solemos ignorar a título de autodefensa) y démonos cuenta que, cuando nos aferramos a determinadas palabras que nos prestigian si las pronunciamos, normalmente estas nos quedan muy grandes. Aprendamos a desprendernos de aquellas palabras que nos superan como personas; palabras que nos miran desde arriba y, ante las cuales, nos sentimos determinados con nuestras limitaciones. Aunque esto no nos guste.
Pintura de Jean-Michel Basquiat, a título de ejemplo

[Conclusión]

Si tenemos limitaciones, hablemos desde ellas, en vez de andar diciendo cosas de las cuales no nos podemos hacer cargo, sin perjuicio de, anteriormente, habernos recocido los sesos y refrito los ojos leyendo mil cosas aparentemente atingentes.
P.S.
[Paradoja humorística] Lo anterior, en atención al nº 7 del Tractatus logico-philosophicus de Ludwig Wittgenstein que dice que "De lo que no se puede hablar, mejor es callarse." :-)

miércoles, 14 de mayo de 2014

El Poderoso es un eterno mutante

[©SmcArq] El verdadero ciclo sin fin es aquel que busca "Derrotar al Poderoso", pero este modelo de persona surge y surge, sin importar el ámbito, la opción, el sistema, la organización, el lugar, la cultura, la religión, la opción filosófica o la postura política y se intensificará mientras más sea la gente involucrada y enconada en personificar y delinear a un individuo que, paradigmáticamente, va saltando de una en otra persona, a la fuga por su propia eternización al punto que mientras más se lo busca y se lo identifica, más escondido y amenazante se encuentra al acecho y con toda la capacidad de mutación posible. Es como que, de muchas maneras, El Poderoso no tiene fin ni posibilidad de ser vencido porque esta presencia personificable no tiene una piel definitiva.

La mirada a este asunto debe ser diferente o seguiremos girando en la acequia, atascados en un rincón de la historia y de nuestro destino.

viernes, 31 de enero de 2014

Ámbitos, Funciones, Utilidades y Participaciones de lo Musical en la Vida de los Seres Humanos

[©SmcArq] Lo musical...

1. Detona recuerdos anhelados.

2. Inyecta optimismo.

3. Llena silencios.

4. Ordena los pensamientos en bruto.

5. Le da sentido al ocio.

6. Sugiere “pulsos existenciales”.

7. Señala grandezas.

8. Promueve tendencias circunstanciales de la vida diaria.

9. Acompaña textos para darles contextos.

10. Confluye hacia otras “Artes”.

11. Acepta la confluencia de la literatura hacia sí.

12. Acepta la confluencia de otras “Artes” hacia sí.

13. Detona nostalgias.

14. Acompasa ensoñaciones.

15. Divierte.

16. Acompaña cuando la soledad arrecia.

17. Identifica aspiraciones propias por medio de “piezas” estereotípicamente pertenecientes a ámbitos sociales perfectamente distinguibles.

18. Dramatiza circunstancias de suyo sosas.

19. Ambienta estados de ánimos requeridos.

20. Distrae del silencio aquel capaz de volver protagónica a la metralla de los procesos cerebrales.

21. Acompasa el inicio de un proceso creativo cualquiera.

22.Interfiere constructivamente en la manera de encadenar imágenes u otras percepciones presentes o recordadas.

23. En recopilaciones se perfila como una manifestación de la identidad personal.

24.Exhibida ante los demás autoconfirma maneras de ser o de querer ser.

25. Permite fingir lo que no se es.

26. Permite mostrar lo que se es.

27.Permite decir, en el sentido preciso, lo que no nos atrevemos o no somos capaces de expresar.

28. Facilita al cuerpo el asumir compases capaces de permitirle a una actividad que se realiza entrar en “Ritmo”.

29. En la guerra arenga.

30. En la cama excita.

31. En el trabajo permite concentrar esfuerzos y evitar la distracción.

32. Mal escogida detona ámbitos distraídos adonde se quiere lo contrario.

33. Refuerza mensajes de otras fuentes de comunicación.

34. Se hace una con otras manifestaciones artísticas en los más diversos grados de repliegue o protagonismo.

35. Hace pasar por cultos a los ignorantes.

36. Hace pasar, precariamente, por buenos a los malos.

37. Acompaña al inicio del sueño.

38. Interfiere con el sueño en procesos más profundos de tal reposo.

39. Acerca la ilusión de una divinidad más o menos presente.

40. Alegoriza circunstancias ocurridas, presentes o por acontecer, mediante símbolos reconocibles.

41. Quita la pena o la aminora ahí donde, por otras circunstancias, esta ha llegado.

42. Es factor de seducción inminente.

43. Ambienta ahí donde los eventos, por sí solos, no entregan el esplendor o la significación esperada.

44. Viste al carente de atributos.

45. Reemplaza cualidades en el ámbito de las apariencias.

46. Influye en los movimientos, ademanes, gestos y señales de los cuerpos humanos.

47. Potencia al lenguaje corporal y textual.

48. Es con los seres humanos como ellos son con ella (con la música).

49. Humaniza la vida.

50. Dignifica los momentos.

51. Establece marcos referenciales de comportamiento similares a cómo lo hace el vestuario.

Impresionantemente amplio resultó este listado; podría(mos) seguir sin un final aparente.

lunes, 13 de enero de 2014

Lo sentimental apunta a la mayor complejidad posible que, a la vez, resulta imposible de ser asida por las personas

Frase destacada: "Pero, reitero, nada es simple, y todo lo es; todo es uno, y siendo todo uno, logra su simplicidad, paradojal si se quiere, pero no ausente de complejidad latente. "

[©SmcArq] Transcribo, con algunas correcciones, un foro facebook que llevara a cabo con V.O.B. en mi Biografía/Muro de facebook el 13 de Enero de 2014 (...)


V.O.B.:
Lo sentimental, al ser irracional, deja de ser complejo.

S.M.:
Nada está ausente de complejidad. Incluso lo más simple, lo más abstracto, a partir de las meditaciones que podemos realizar sobre aquello, podrá hacer surgir desde sí mismo características múltiples e incluso inagotables. Y claro, podría decirse que es nuestra propia meditación la que complejiza y hace surgir las cosas, ya sea de lo simple o de lo complejo aparentemente hablando, pero bien; para asumir aquello se tendría que renunciar a toda metafísica posible ( Kant ya dijo, y parece haber establecido adecuadamente sus referentes para afirmarlo, que ninguna metafísica podrá presentarse como una ciencia) desde la cual se pudiera pensar objetiva y subjetivamente a la vez; esto es "integramente". 
Lo sentimental surge de nuestro cuerpo a título de síntesis. De esta manera, claro, es conveniente asumir a los sentimientos como un vector nítido e indivisible capaz de permitirnos asumir la acción. 
Pero, reitero, nada es simple, y todo lo es; todo es uno, y siendo todo uno, logra su simplicidad, paradojal si se quiere, pero no ausente de complejidad latente. 
¿La materia?; compleja, ¿los números, cualesquiera que sean?; complejos, ¿la unidad más abstracta?; también se puede presentar como una entidad pletórica de atributos infinitos. De esta manera, los sentimientos, entendidos como la confluencia utilitaria de nuestras percepciones integrales ante el mundo y ante nosotros mismos ¿cómo no van a ser complejos, por mucho que no nos convenga o no queramos o no nos interese o según nuestra naturaleza de género o fisiológica no tendamos a entenderlos así, filosóficamente hablando?; ellos están conformados por problemas del momento, expectativas, deseos, entendimientos, frustraciones y muchas otras cosas, hechas un solo manojo sensible. 
En relación a la irracionalidad de los sentimientos, no opino que estos sean así; ellos, integrales y todo, vectoriales y todo, incomprensibles y todo cumplen su función (nada carece de una; todo es funcional). La irracionalidad es parecida al azar; difícil de afirmar que ella es plenamente así por una especie de capricho universal, determinado y cercado por un Cosmos predominante. Una cosa es no poder acceder a la comprensión de lo sentimental pero otra cosa distinta es afirmar que ello esté, esencialmente, desprovistos de toda lógica y de toda función. Podría decirse que lo sentimental es funcional y estratégicamente ininteligible pero no ininteligible en términos absolutos. 
Si seguimos a nuestros sentimientos es, precisamente, porque entendemos, de una manera muy estratégica, que ellos tienen su "sabiduría", su táctica y su sentido poderoso y su misteriosa y compleja (sí, compleja) coherencia que, por lo mismo, no se relaciona con el azar o con la ausencia der predominancia de las leyes naturales en términos esenciales.
Dije "Lo sentimental apunta a la mayor complejidad posible que, a la vez, resulta imposible de ser asido por las personas"; esto se condice con todo lo dicho en el sentido que lo sentimental surge a modo de síntesis integral de la condición humana en acción como referente perceptual y sensual (obviamente) en virtud del cual decidimos cómo, cuándo y para qué desencadenar las artes del vivir, basadas en la acción, no en la reflexión ni en la construccion de lenguajes estrictamente coherentes.

V.O.B.:
Kant y lo sentimental, dupla fascinante. Sin embargo, sin embargo los esfuerzos de la capacidad intelectiva humana han sido suficientes y muy potentes para fijar leyes que expliquen las causas constitutivas de los fenómenos, no así para responder de aquello que no tiene explicación capaz de ser verbalizada. Ya lo intentó Wittgenstein sin éxito...de lo que no es posible hablar es mejor callar.

S.M.:
Primero citas a Wittgenstein para decir que falló y luego lo citas a la inversa para que me calle. Opta tu por guardar silencio, si consideras que no puedes hablar de ciertas cosas. Yo haré lo contrario, en la medida en que vaya pudiendo avanzar, citando lo menos posible, claro está, para no disfrazar de ciencia lo que es filosofía. Por otra parte eché de menos referencias al meollo de mis dichos. Casi me quedé con la idea de que no te hiciste cargo de ellos en lo absoluto. Una pena. Pero gracias, no sabes cómo avanzo en mis cosas con este tipo de foros.

V.O.B.:
De lo que no puedo hablar me callo. Qué bueno que puedas avanzar en lo que otros no han podido. Adiós.

domingo, 12 de enero de 2014

Algo absolutamente nuevo es algo absolutamente creado

Frase final: "El azar logrará su esplendor en la medida en que, metafóricamente hablando, nos acerquemos a él. Si nos alejamos del azar se produce el Cosmos."

Estructura del Universo[©SmcArq] Transcribo con mínimas correcciones un foro facebook que llevara a cabo con Jorge Anderson en mi Biografía/Muro de facebook el 10 de Enero de 2014; 13:21 a 14:56 (...)

J.A.: 
¿El azar puede crear algo absolutamente nuevo?

S.M.:
No sé si existe el azar. Me parece que el azar, así como "ingobernabilidad absoluta", no existe. Pero creer o no creer en esto del azar es como decir "yo creo en la fuerza de gravedad" (¿...?)

J.A.: 
El azar es la ingobernabilidad. Tirar la moneda al aire es azaroso en la medida que no controles cuantas vueltas dará antes de caer. El resultado es azaroso.

S.M.:
Pero no tengo claro si existe La Ingobernabilidad como algo autónomo en la naturaleza/Universo. Puede existir una imposibilidad humana de determinar, dado un campo, pero de ahí a que el azar sea un fenómeno que se pueda producir espontánea o inducidamente, no sé; no tengo la menor idea.

Relacionar lo creado con lo azaroso me parece muy sugerente (recordar que todo lo creado se inserta en el mundo desde su ley). Nada desobedece las leyes del universo adentro del universo; no ocurre que las cosas caigan hacia arriba por efecto de la fuerza de gravedad a partir de un campo donde la física clásica satisface teóricamente o decir, en términos más generales, que lo que físicamente tiene una conformación física capaz de reflejar determinado color dentro del espectro, hace algo distinto a eso de modo espontáneo; la materia que es roja permanece en su color, por ejemplo.

Volviendo a algo anterior: Si un cuerpo es atraído por otro cuerpo, tal atracción implica la reducción del espacio entre ambos cuerpos en la medida en que la atracción se produce, no ocurre que al ser atraído un cuerpo por otro, en virtud de tal atracción los cuerpos se rechacen. Lo anterior dejando de lado, clásicamente, el electromagnetismo, claro está.

Entonces, el azar ¿qué vendría siendo?; ¿la manifestación de un campo donde la naturaleza no actúa según sus leyes?. En este contexto, lo nuevo es nuevo porque como seres humanos, filosóficamente lo consideramos nuevo, pero no, obligatoriamente, como algo fruto del azar.

J.A.:
 Bueno, aquí nos topamos con la física cuántica, en la que ciertos resultados sin impredecibles, ya que en iguales condiciones no se obtiene necesariamente el mismo resultado en cuanto, en general, estos (los resultados) son impredecibles.

S.M.:
Son impredecibles, pero tal "impredictibilidad" no es necesariamente fruto del azar que gobierna como ley; el azar no gobierna y, si lo hace, su consecuencia universal no es él mismo o alguna manifestación predominante de sí mismo en cuanto el resultado cosmológico de un potencial azar no nos deja ante un Universo donde cada, por ejemplo, galaxia hace lo que se le venga en gana.

J.A:
Es que el azar es, justamente, la ingobernabilidad.

S.M.:
Mira, lo que quieras que sea, el resultado cosmológico no es aquello. El resultado cosmológico de cualquier cosa que sea definible como azar, no arroja el, predominio de tal cualidad a nivel general. El Universo no es azaroso como resultado de la interacción de cualquier azar o azares menores que pueblen su espacio tiempo incluyendo a las demás dimensiones posibles.

¿O consideras que el resultado final de la conjunción de Todo es el azar?; ¿alguien considera que el resultado final del Universo es el azar?; que yo sepa no.

El resultado final del Universo es su propia coherencia.

J.A.:
¿Y que hay de nuevo en él?

S.M.:
Lo que hay de nuevo en él es la manifestación lingüística de nuevos sentidos, capaces de abrirnos nuevos campos inagotables con los cuales hacernos cargo de nuestras vidas futuras, en el entendido que no podemos repetir lo vivido y, por lo mismo, la novedad creada es una apuesta vital fruto de nuestra esencia humana (no sé lo que acabo de decir; dejé que mi destreza POETIZARA a partir de lo que mi cuerpo me señalaba).

Yo te agradezco esta conversación. He aprendido mucho de ella.

Lo nuevo, entonces, es un asunto que nos involucra. Para el Universo lo estrictamente nuevo es sí mismo resurgiendo, cosa que no sabemos aún si ocurre; lo estrictamente nuevo sería, acaso, otro Universo con otras leyes, aunque se repitan las mismas, pero otra vez. Ahora bien; el sustrato sobre el cual el universo surge o resurge qué es; ¿nada?. Yo creo que no; esa nada, como ella misma señala, no existe, lo que existe es un misterio insondable al cual denomino Dios. La nada no existe; Dios sí existe.

Yendo un poco más allá, ¿cómo algo puede ser de nuevo si el espacio y el tiempo se anulan?; puede que eso sea imposible. No es adecuado pensar a los potenciales Universos como sucedidos unos tras otros. Entonces acaece la eternidad "simultáneadora" (Dios sería algo así como una nada paradojalmente pletórica de potencias activas desencadenadas). Dios, como lo he intentado de delimitar, no es nada, pero se le asemeja; es un metafórico arabesco insustancial y omnipresente. Es en todo este sentido que concibo a nuestra existencia como una especie de metafórico hilo, tendido y enmarañado transversalmente a lo largo de todas las metafóricas posibilidades que cohabitan una misma eternidad.

J.A.:
Concuerdo y también agradezco

S.M.:
El arabesco divino al cual me he referido somos todos nosotros, y todas nuestras circunstancias, y todos nuestros mundos y todos nuestros Universos, o al menos el único que tenemos ante nuestro cuerpo. Que ese arabesco sea azaroso o no, no me preocupa tanto como que, a través de nuestros lenguajes, hemos percibido, medido y formulado que las grandes tendencias que nos abrazan no lo son. Luego, entiendo que el azar no es parte consustancial con lo que es lo creado; lo creado el resultado de Dios, no es Dios; Dios no es el azar propiamente tal, puede ser parte de su "alegórica" estrategia constructora de arabescos. Y toda "creación " a la cual aludamos se refiere a resultados lingüísticamente construidos a partir de potencias que estallan a partir de sus propios ordenamientos.

Quien no sepa de poesía no entenderá nada de todo esto.

El azar siempre estará contenido dentro de algo que no lo es.

El azar logrará su esplendor en la medida en que, metafóricamente hablando, nos acerquemos a él. Si nos alejamos del azar se produce el Cosmos.
Para ir a la Página Principal de este Blog hacer click AQUÍ

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...