viernes, 27 de mayo de 2011

Extensa Crítica Cifrada al Cubismo de Pablo Picasso

[©SmcArq] Innegablemente la versatilidad de Picasso se desencadenó desde su inmenso hallazgo cubista; es casi como que en cada intento buscó refundar su potente desdoblamiento del volumen sobre la superficie.
¿Qué para qué sirvió el cubismo?; ¡buena pregunta!.



1) Pudo servir para destrabar la mirada del plano como trampa representativa, sin perjuicio de que mientras se inventaba el cubismo ya nacía la pintura abstracta, pero cubistamente Picasso representaba cuerpos, inclusive al punto de transformarlos en escultura; tal versatilidad; tal libertad. Este caso que acompaña a estas palabras es escultura, tan escultórica, acaso, como arquitectónica fue la acometida pictórica de la capilla Sixtina por Miguel Ángel.

2) Representación cubista del cuadro de Velásquez, "Las Meninas". La fuerza de esta obra radica en la fidelidad de la presencia del personaje oscuro del fondo; la espacialidad, en su gruesa percepción persiste; el cubismo deforma expresionistamente las caras y rostros y cuerpos de los modelos, para plasmar las actitudes presentes. Cubistamente lo desfigura todo, pero hay una impronta tridimensional superior que es insuperable por cualquier desfiguración. Detalle a detalle la pintura original desaparece, pero en el conjunto nada se ha ido del original. Tal paradoja es sorprendente. De alguna manera la cifra de esta obra ata la explosión cubista a la unidad espacial tridimensional.


3) El gesto es fiel a la realidad en este caso; no se ha variado un ápice la figuratividad de la actitud; los trazos burdos se han desplegado como la explosión de una estrella, donde el centro es luz de un alma que persiste.

De alguna manera el cubismo es búsqueda de esencia que persiste no obstante la aparente insolencia de la acometida formal "destructiva".
4) Al revés de lo que sucede en el cuadro cubista de Picasso de "Las Meninas", esta transformación del espacio sucede en el descampado; es como si territorialmente aflorara la idea trazadora de una realidad que supera la impronta espacial tridimensional: El paisaje, a la distancia, suelta su ligazón con la realidad y despliega la idea humana.

Sin dudas que, al contrastar este cuadro urbano con la interioridad de "Las Meninas" cubistas, surgen cosas profundas de la mirada que Picasso desplegaba sobre la realidad; algo hay en la distancia que se pierde y que en la intimidad es implacable e indestructible.

Pero todo esto son solo unos casos. Picasso hace de cada cuadro (o al menos es lo que se nota que quiere) una mirada independiente de la realidad. De alguna manera el trabajo cubista de Picasso se desarrolla para desencadenar su percepción del mundo; a través del cubismo Picasso transparenta su esencia contemplativa.

El cubismo viene a ser algo así como el tránsito justo entre figuración y abstracción, capaz de desdoblar la realidad indistintamente desde la imaginación o desde la objetiva mirada que se atiene al rastro exterior fenomenológico.

Percibo, así, más libre al cubismo que a la abstracción; que a la pintura abstracta, ya que desde él se atan todas las tendencias y categorías posibles.

El desdoblamiento de la tridimensionalidad a gusto y deseo del pintor dhace desaparecer cualquier vestigio de atadura que pudiera existir. Conozco a varios pintores abstractos, y tal aparente libertad los termina atando a su irrenunciable compromiso casi ético con la esquiva figura, que casi eluden con encono. El cubismo, fiel a Picasso, uno de sus descubridores, pero sin dudas que su mejor y más genial exponente, presenta una apuesta técnica capaz de desdoblar todo hacia todas partes con la juguetona actitud que Picasso siempre tuvo ante su trabajo.
Si hay algo de lo cual el cubismo se aleja, es de toda regla, y de toda actitud preponderante.

Nada aquí quiere ser definitivo, ni sentencioso.
Para ir a la Página Principal de este Blog hacer click AQUÍ

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...