miércoles, 13 de enero de 2010

Estudio desde el Romanticismo

[©SmcArq] Asumido el éxtasis del sentimiento irrefrenable, este se torna forma, ausencia, deformación y augurio de la subjetividad asumida como generadora gestual explícita en las artes.

A partir de la obra pictórica “El árbol de los cuervos” de Caspar Friedrich, genero otra visión esencialmente acorde:


La Quebrada del Estero Tipaume

[©SmcArq] Del filo de su fondo, allegado al territorio como navaja de aire, brota el verdor, estallado en el alma destemplada desde su contemplación trascendente y flamígera. La quebrada es reflejo pleno y austero de un estado del cuerpo, capaz de hacer un tránsito fluido de un candor espaciado hacia la potente verticalidad plena y hondonada de un lugar forestado, en especies de leve elevación y frondosa complejidad de ramaje y vida asentada, que vuela su clamor de aves y reptiles en estertor y chillido en su estruendosa potencia, dimensionada en quien se vuelve hacia aquel manifiesto natural de intimidad y solitario arrimo recíproco. Reciprocidad; tal es la palabra que hace de un lugar de dimensiones geográficas, la metáfora del hombre que no es cualquiera sino cada quien, ante semejante atisbo de huida, emoción, color, torsión y contraste de la resquebrajada tierra oculta en el fluir del curso lluvioso que antaño royera la piel de un cuerpo territorial latente y volcado al latido de vida silvestre, arcillosa refulgente en cumbres de pedregosa ventisca invernal, de suyo forjadora en el sueño sombrío, de otras estaciones congregadas.

___________________
Fotografía extraída de http://www.panoramio.com/photo/3649741

1 comentario:

Sergio Meza C. dijo...

¡Qué importantemente influenciado está este texto por mi escuela de arquitectura!; es demasiado obvio...

Para ir a la Página Principal de este Blog hacer click AQUÍ

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...