jueves, 20 de septiembre de 2007

El Laúd

Gran diseminación y alternancia del brillo y el pulso, severamente grave a la vez de relucir como la gota de rocío en la mañana; él, el laúd, es rincón asumido de piedra de alabanzas, de torretas y almenas, asediadas en siglos de escondrijos y dominación territorial, de poblados acérrimos y deslenguados bufones, creo, mientras una nostalgia de bienestar se contrasta con la hambruna a los pies de palacio. Gime en la paz del jardín secreto y gotea en el musgo pertinaz de enredaderas oscuras de húmedo desarrollo. Como triste rumbo de cuerdas afines, caminé semanas a su ritmo y templanza de fruto encorvado y persistente, por bosques de horizontal abismo de sombra y oquedad, en busca de lugares y enclaves invadidos, cuando percibía a la distancia las bombardas de fuego y aceite desollante, a la sombra de onagros y proyectiles ardientes, mientras las carretas arrastraban la huída de poblados, en contiendas y fuga acometida.
Lodo y senderos, lobos y aguaceros fueron mi empecinada vestimenta de testigo, ante mundos escondidos y condados amenazados. Con todo, el hombre en su cúspide de brillo y retumbar de graves injusticias, interpretaba su camino de la era del Cristo labriego, a la saga de siegas tristes y gavillas herrumbrosas; chorreaba el hacha y derruía el azadón, mientras el hombre erguía con su trazo sereno, el mandoble de la certera guadaña sobre sembradíos eternos y tornados en montes de riego y sequedad. A la distancia avanza el cortejo del rey símbolo, que es sombra y esperanza de ceguera ante un universo hecho de verticales promesas de un Dios o de dioses señoriales. Cada sombra es cabaña de fogón determinante, y la noche es todas las noches, cuando el ciervo es todos los ciervos, de miseria y medieval desesperanza, en un paraíso de lejano esplendor, en templos arrimados al monte de la plegaria cruciforme.
Sumidos en arbotantes y ojivas metafísicas, yace la curia burguesa, entregada, y enquistada, a los escritos arquetípicos, atados en la porfía del tipo dibujado y del texto enrejado, en albores de capitulares áureas y volutas melindrosas, cuando el libro no era sino rumas de saber dispuesto al escondrijo y a la difusa mancha del turbio argumento. El hombre aquel, de los libros y el silencio, oraba en su celda, entregado a una fe protectora y a una riqueza avezada. Todo así, supimos del éxtasis de algunos, cuando aquel remedio de plegarias y sombra y helecho y oxidado material, se dejó a la luz de otras eras, desnudas y carnales, … mientras aquel que fue cada uno de nosotros, reencarnado en sufrimiento o privilegio, caminaba su raudo tránsito de cotidiana ignorancia, cobijado en inmanentes y añejas alegorías.

6 comentarios:

Lula dijo...

Ante estos post suyos, no puedo menos que preguntarme cómo fue que estudió arquitectura?
Es decir, esta riqueza de léxico, la belleza de la expresión, las parábolas, las semejanzas, las figuras hiperbólicas.... me suena que usted es más de letras que de ciencias y sin embargo...

No deja de admirarme.

Gran post, Sr. Meza, voy a releerlo y a re-disfrutarlo.

Sergio Meza dijo...

Lula; esta vez se te notó mucho lo torcido de tus intensiones. Para jugar el juego de decir lo que no se piensa, pero decirlo de manera tal que el interlocutor sufra el engaño pertinente, debes "actuar" en términos literarios interesantes; pecaste de impotente en este caso; te publiqué el comentario porque me diste algo de penita paternal.

Lula dijo...

Sr. Meza... no todos tenemos su facilidad de expresión ni su dominio de la palabra
A pesar de todo me ha publicado, eso me gusta...

Yo es que sí que soy de ciencias, números y todo eso taaaan aburrido. Lo cual no significa que no me guste leer y que no reconozca a aquellos que saben escribir bien, tal vez sea por que veo en ellos lo que a mi me falta, que me atraen.

No esté tan a la defensiva hombre!

Sergio Meza dijo...

Lula; pierdes credibilidad; bajándole el perfil a tus acciones, no haces más que confirmarte.

Te sugiero cambiar de seudónimo, a ver si en otro personaje eres más verosímil.

Lula dijo...

No voy a cambiarme el nick, principalmente xq no tengo por qué intentar engañarle.
Si no quiere no me publique y en paz.

No creo que pueda evitar que le lea... ;)

Sergio Meza dijo...

Buen intento... pero has de sopesar lo siguiente:

Cada comentario que haces, es portador de diferentes actitudes, y acaso personalidades.
Sin ser siquiatra me atrevería a sugerirte te hagas ver.

Y por cierto que me encantaría que dejaras de venir a leerme, pues me queda claro que no es en la infertil tierra de tu espíritu adonde mis afortunadas o desafortunadas palabras podrán hacer alguna labor constructiva.

Formalmente aludo a la conciencia que pudieras tener, y te pido que no vengas más, con tu nick, o con tu nombre, seas quien seas, y trames lo que trames.

Atenta y francamente:

Sergio Meza

(no es un "nick", es mi nombre de verdad; no tengo por qué esconderme, acaso tu sí)

Para ir a la Página Principal de este Blog hacer click AQUÍ

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...